Mi libro en la red


Ya lo podéis comprar para que os lo envíen a donde queráis o bien descargaroslo de Ebooks.
La dirección a la que tenéis que acceder es la siguiente:

www.lulu.com

Y en su buscador poner CORAZON AUSENTE ahí os dará las dos opciones.
Espero que os guste

Mis textos ya están reunidos en un libro

Corazón Ausente ya está transformado en Libro gracias a LULU.COM

Os dejo el enlace para quienes les interese comprarlo o descargarlo de Ebooks.

Muchas gracias a mi gente por el apoyo mostrado.

http://www.lulu.com/product/%c3%81lbum-de-fotos-lulustudio/coraz%c3%93n-ausente/5936382

Ahí en el cielo

Foto de: Bliyrskel

De nuevo me siento delante de un papel y te escribo, como si te hubieras ido a un viaje super largo y regresaras algún día.


¿Que tal te va todo por ahi? ¿Como van las cosas? ¿es eso bonito? ¿de que color es¿? ¿has hecho amigos? ¿te aburres? ¿me echas de menos¿? ¿sabes cuanto te quiero? ¿espero que el viaje de ida no haya sido muy malo? te fuiste sin despedirte y la maleta ni siquiera te la llevaste!! seguro que encontraste algo que ponerte por ahi¿? ¡por que digo yo que habrá tiendas y todas esas cosas! ¿Tenéis hambre como aquí en la tierra?, ¿o no hace falta comer? ¿Vives en una nube de algodón blandita y llena de niebla alrededor? ¿Me puedes ver desde ahí arriba?


Como las comunicaciones no me llegan tengo un montón de preguntas para ti como puedes ver, aunque sé que estás bien.

Yo no tanto, al principio no entendí porque te fuiste de vacaciones, yo quería que te quedaras, no te las merecías, pero estabas cansada y el descanso es lo primero luego con el tiempo lo entendí.

Pues, bueno aquí abajo seguimos lidiando con las mismas cosas, las preocupaciones sin sentido, la cosas importantes se nos pasan inadvertidas, y las discusiones superfluas no van a ninguna parte, ni tienen ningún fin concreto.


Se que estarás tranquila, porque ves que poco a poco me levanto de mi caida, lo que pasa que te extraño tanto que me duele aceptar tu viaje, sé que me mandas mucha fuerza desde ahí pero que quieres una que te quiere mucho y te necesita. Pero no me puedo quejar, todo está más o menos bien y los días pasan más rápido de lo que pensaba en un principio.


Bueno, ya me voy despidiendo, espero que te llegue está carta, y que recibas mi sincero TE QUIERO y mis BESOS.


Te quiero Mamá!!

Pensamientos en papel

Foto de encespaico

A veces te sientas en frente de un trozo de papel, o delante del ordenador, con la mente repleta de pensamientos, pensando en sabe Dios que cosas, y al final acabas relatando los más intimos sentimientos, las partes más cercanas a tus entrañas.

La escritura dicen, sirve muchas veces como terapia, cuando pasas por una mala época o simplemente cuando tienes tantas cosas que contar, que lanzarlo al cielo inmenso te sirve como única salida de emergencia.

Hay algunos que creen, que escribir sobre lo que te ocurre sobre las cosas que te pasan, lo que te preocupa o sobre los sentimientos, tendría que formar parte de uno mismo y no dejarlo ver la luz.

Yo no opino lo mismo, para mi escribir forma parte de mi vida, yo creo que lo llevo haciendo desde que era una adolescente, con el típico diario con candado que te regalaban en algún cumpleaños, que llevaba con él un perfume extraño pero que te encantaba.

Al principio, relatas tus vivencias, fiestas, cotilleos, temores adolescentes y amores como no eso yo creo formó parte de mi desde que llegué a este mundo.

Y luego, se convirtió en otro tipo de escritura. El escribir me concede una visión de mi misma, de lo que me ocurre o de lo que estoy viviendo en el momento en el que pierdo la noción del tiempo, mi entorno deja de existir y mis dedos o mi mano se mueven rapidos para comenzar a escribir.

No soy una persona, que le guste contarle al resto del mundo las cosas importantes, me refiero a las que conllevan dificultades, o son duras, porque no me gusta la compasión aunque a veces es necesaria como seres humanos. El otro día pensando sobre mi misma, me di cuenta de que nunca me he dejado caer. Me lo habían dicho hace unos años pero hasta hace poco no he sabido el verdadero mensaje que conllevaba esa frase.

He pasado por malos momentos como mucha gente, y nunca me he dejado vencer, pero no por sentirme inferior, vulnerable o excesivamente sensible, simplemente porque no lo he tenido en cuenta. No me he parado a pensar que lo más humano sería dejarse llevar por un tiempo y dejar de querer controlarlo todo tanto.

Y si hay una frase que me defina es esa, nunca me dejo caer, y eso no es bueno porque siempre pareces estar de pie fuerte y estable, cuando realmente estás hundida, sobre el suelo y sin ganas de levantarte.

Por esto, me gusta escribir, porque con ello logro conocerme mejor y soy capaz de pararme a ver las cosas desde otro punto de vista, dejando que sea mi válvula de escape, que sea el vehículo que me lleva por el camino de la serenidad y la tranquilidad.

Amor residente


Foto de: viiveunaa1viida



Telarañas del alma, que recubren mi sentir, que aminoran sus latidos, que protegen sus heridas.
Recuperando el ritmo de las cosas, del viene y va, las cosas buenas de la vida, ahora recobran sentido y vuelven a ser tan buenas como lo eran antes, pero hay días en los que las telarañas de mi corazón se abren, dejan paso al aire que hace que las cicatrices de nuevo sientan ese resquemor, ese ardor que deja ver lo pasado pero que ya ha calmado y deja paso al presente.
La necesidad de una llamada, de una caricia o de un buen consejo se siguen echando de menos. El recuerdo se ha vuelto más calmado, más tranquilo y menos doloroso, pero sigue siendo triste. Y no creo que se pueda cambiar en los tiempos venideros, siempre viviré ese recuerdo de la misma manera.
Minutos en los que te recuerdo, en los que te anhelo en los que te pienso.
Siempre en el alma, escondido reside tu amor, nunca me abandona y me hace ser como soy cada día un poco más parecida a ti.
Foto de: viiveunaa1viida

La muchacha triste (I)


Una habitación vacía, con una luz ténue que llena el sitio de claros oscuros, una chica está sentada en la mitad de la estancia, con los brazos rodeando sus piernas, simulando una cadena fuerte que rodea su cuerpo, pero que no significa prisión ni obligación si no seguridad y protección.
Su cara está blanca inmaculada, y los ojos los tiene enrojecidos e hinchados. Su cabeza permanece quieta apoyada en sus rodillas, reposando pensamientos, murmullos internos, recuerdos dolorosos.
No quiere salir de allí, de su letargo, de su recreamiento de sensaciones, aunque sabe que es insano, que debe levantarse, que debe salir de allí lo más rapido posible, porque cuanto más tiempo permanezca allí, más tardará en salir, más costoso le resultará. Intenta ordenar a su cuerpo que se levante, que haga un leve movimiento, que intente deslizarse por el suelo, pero se queda allí, solitaria, inmóvil sin poder moverse sin tener ganas de ello y con el corazón demasiado débil.
Ya han pasado tres días, y la muchacha permanece en la estancia en la misma posición, impasible ante los días, su tiempo se ha detenido, no es capaz de afrontar su nueva situación, y se desvanece en un mundo gris, oscuro y triste. Pero pronto su vida va a cambiar,notará como no todo está perdido, como se pueden encontrar luces en el túnel, como no todo tiene porque ser como ella lo ve. Alguien le hará ver las cosas desde otro prisma desde otra realidad.

Realidades



Días pasados que se juntan como papeles apilados sobre la mesa, que apenas tienen peso pero que se convierten en algo importante cuando se juntan con otros, y tienen más peso.

Las nuevas situaciones no son fáciles de asumir. La realidad se vuelve pesada y mi alma no quiere hacerse cargo, como si quisiera rejuvenecer, no tener madurez no querer afrontar las novedades. Como cuando un niño pequeño es sacado de su rutina, de las cosas que le hacen sentir bien, de las piezas que forman su serenidad y que le protegen. De alguna manera, esta persona se siente diminuta, insignificante.

Los días pasan más rápido de lo que puedo llegar a comprender, de lo que me gustaría, las horas parecen minutos y todo corre deprisa a mi alrededor.
Mi alma no se siente con fuerzas aún, su envoltorio no ha dejado de mudarse, no ha dejado de dejar caer esas pieles que necesita expulsar que necesita se caigan y renazcan de nuevo.
El desinterés no es una de sus cualidades, debe estar presente en las cosas importantes y en las nimiedades. Dando luz a lo oscuro y dando oscuridad a lo demasiado claro. Complementando en algo, haciendo de balanza para que las cosas no estén tan descompensadas, tan desbaratadas tan ausentes...

Abrazos

Foto by Photostream

El palpitar del alma,
cuando estás tan cerca,
la respiración se vuelve pausada,
los sonidos se convierten en murmullos,
apenas imperceptibles.

Protección sin medida,
la mente apenas formula preguntas,
ni preocupaciones, está en un sueño suave,
adormilada, hipnotizada, sedada durante instantes.

Momentos que se hacen eternos,
que se perciben como lentos y largos,
abrazos del corazón, abrazos del ser.

Nostalgia de esos momentos.
Remordimientos por no haber dado demasiados,
por no haber compartido los necesarios...

Abrazos dulces y llenos de paz,
sosiego que mecía mi alma,
que acallaba mi mente,
y que hacía grande mi corazón.

Me recuerda a ti

.- Que pequeña que soy yo - Pastora Soler -.
Que grande eres amor,
que me das mil razones y luego la locura.
Que perfumas mi cama y escondes las rosas.
Tras vencerte te pierdo,tras amarte me odias.
Que dueño del viento,tu borras mis huellas,
que dueño del tiempo,me añoras y olvidas.
Que injusto eres amor,que no distingues entre buenos ni malos.
Que le vuelves la espalda al que siempre ha luchado.
Al que lo ha dado todo esperando muy poco.
Que te cuelas en su corazon y lo gastas, y al mio lo llenas
y lo vuelves tan loco, que nunca te olvida, y que nunca se muere.
Yo no soy nadie sin ti, contigo,no soy yo, nunca te elijo aunque te persigo,
te crees sincero y me creo tus mentiras, por ti se que existo
y existes por mi, ¡que grande es este amor!
que pequeña que soy yo.
Que grande eres amor, que me lo arrebatas, sin ser arrebatado.
Que te bebes mi vida y que sigues sediento.
Que me sueltas me agarras, que me traes y me llevas.
Que aunque sola me sienta, me siento tan libre,
para buscarte de nuevo, sufrir y abrazarte, me cuesta volver y me cuesta marcharme.
Yo no soy nadie sin ti, contigo,no soy yo,
nunca te eligo aunque te persigo,
te crees sincero y me creo tus mentiras, por ti se que existo y existes por mi,
¡que grande es este amor! que pequeña que soy yo.

Vacío

Foto: *Diego*


Mezcla de sensaciones,
la realidad, ahora diferente,
me muestra todo lo que antes,
no era capaz de ver.
Lo que tú siempre comentabas,
y yo no compartía, y ahora
en mi nueva situación, la tela
fina que cubría mis ojos, que no permitía
ver la verdad de las cosas, ya ha caído.

Ahora mi visión de las cosas es distinta,
es muy parecida a la tuya, y eso hace
que te eche de menos más, que tu ausencia
sea más fuerte que mis recuerdos sean
más amargos y que la pérdida sea más latente.

Con el paso de los días, de los meses,
hacen que me parezca más a ti,
que tu esencia sea más fuerte en mis actos,
en mis pensamientos, en mi día a día.

Hoy, la claridad de la luz, ha venido
con el alba. Haciendo notar una soledad
más presente, pero que al mismo tiempo
hace que te recuerde con más cariño,
que tu falta se haga más necesaria.

La desprotección forma protagonismo,
como cuando eres un ser pequeño,
me falta tu calor, tu amor y sobre todo
tu presencia, el hombro en el que apoyarme,
en el que llorar y reír en el que contar
todas mis inquietudes y miedos.

Soledad que se hace amiga, que me
acompaña en el camino que viene
como equipaje formando parte de todo.

Diario

Foto: Selma Tabita

Hojas del calendario que se van cayendo,
que van pasando.
Horas, minutos e instantes, que sin cesar
van sumandose.

El tiempo hacia delante, con una marcha continua,
con un ritmo constante.

Momentos que se hacen eternos, otros duran
milesimas de segundo.

Días soleados, colmados de calor, de una luz
anaranjada con pinceladas de un rojo intenso,
con la tranquilidad como testigo,
con el sosiego como aliado.

Días nublados, repletos de momentos pensativos,
cargados de lo cotidiano, que se escapan
de las manos sin ser apenas vividos ni disfrutados.

Días negros, feos, con malos recuerdos como protagonistas,
con nerviosismo presente, con melancolia profunda,
con vacío gigante, con ganas de que cedan
de que se vayan,de que no estén presentes.

El conjunto de los siete días de eso que llaman semana,
conjugado perfectamente, con tres tipos de días,
y que dependiendo del destino tienen presencia unos u otros.

Ciruelas y Playa

Foto: JKARIM[

Olor a ciruelas en la playa,
llegaba agotada y me tiraba
junto a ti en tu toalla,
que por aquel entonces,
me parecía inmensa.

Empapada por el salitre y con el
pelo alborotado,
llegaba la hora de mi merienda.
Ese bocadillo echo con cariño,
cuyos ingredientes ten daban
lo mismo, porque aquello
sabia fenomenal, de cualquier manera.
Esas tardes de verano, llenas de sol
y juegos divertidos, llenos de arrumacos
y miradas complices.

Aquel regalo inesperado, un inmenso lazo
color azul cielo, decorado con lunares
sevillanos color nube.
Un flotador muy chic, para una niña
de apenas 9 años.

Olor a ciruelas, que tanto te gustaban,
que hacían de compañeras en los
días de playa. Cuando tú me protegías,
cuando era demasiado pequeña
para entender las cosas de los
mayores, cuando ir a la playa
era toda una aventura, ir a la compra
contigo era sentirse un poco más
mayor, y donde los veranos eran eternos
y te daba tiempo a aburrirte.

Echo de menos estas cosas,
poder recordarlas contigo,
poder reirnos hablando
de tiempos pasados.


Foto: Gn32





Gestos

Foto: Force Feu
Gestos que me recuerdan a ti,
frases echas que tú utilizabas.
Te siento presente, en distintas personas,
en momentos diferentes, pero hoy
tu recuerdo marca el día.

Como todos los días, pero hoy
quizás es distinto,
veo dibujada tu cara risueña,
dejando entrever una sonrisa complice,
un momento único y pasado.


Hoy recuerdo tus manías,
tu forma de hacer las cosas
y lo que me ha quedado,
como me he empapado
de ti a lo largo de estos años,
sin darme cuenta, como
un aroma te envuelve,
con su suavidad y te hace ver
imágenes mentales,
te transporta a otro lugar,
otro tiempo.

Recuerdos de nuevo, abro mi cajón de sastre,
donde todo está revuelto, donde intento buscar
el orden, aunque sea dificíl, aunque cause dolor,
dolor profundo y gélido.


Viendo la caja tonta,
me acordé de ti,
de tus anécdotas viendo
los programas,
de las charlas en la cena,
del sonido de los platos,
de la comida recién hecha con mimo,
como tan solo tú sabías hacer.


Hoy estoy cargada de gestos míos que eran tuyos,
de frases que eran tuyas y que ahora son mías
y de mis recuerdos que son de las dos.

Conversación nostálgica


Noche oscura y silenciosa,
serenidad que impregna todo,
tu recuerdo me visita al anochecer,
cuando el fin del día se hace
presente.

Me inquieto, y el vacío
que noto es inmenso, dolor que hace
que te sientas dimimuta, necesitas
correr para esconderte, para volver
a sentirte segura.

La imagene de tu adios, permanece
en mi mente, en mi corazón,
tan brusco como un vaso se
parte en mil pedazos al
chocar con el suelo,
feroz como las olas
golpean las rocas en un
día de tempestad.

Tu cara, mi última imagen retenida...
Amor frío, se siente el hielo del pensamiento
de tu ausencia de tu marcha.
Anhelos, y deseos imposibles que ya nunca
se harán realidad.

Gotas amargas asoman por mis ojos,
se dejan caer, dolorosas, cargadas de amor,
cargadas de nostalgia de recuerdos
inolvidables.

Momentos de flaqueza, de diálogo con
mi alma, conversaciones constantes
con mi más sincero interior, con lo
profundo de mi ser, con mis debilidades,
mis necesidades con el amor que te sigo
enviando, y que se pierde en un viento silencioso,
en una bruma pesada y fría que invade momentos
de mi existencia.

a Él...


Sonido continuo, combatir constante,
tic tac, tic tac,
un murmullo de vida,
una melodía perfecta.

Parte inmensa de uno mismo,
enriquecida con la edad,
adornada con cicatrices,
morados y partes que crecen
por primera vez.



Quien no lo escucha,
se siente perdido,
desorientado, sin esa comunicación
sin los mensajes que te manda,
sin remitente, que te muestran
tu verdadera identidad,
tu yo más intimo.


Mi persona vive atada a su sonido,
a sus quejas a sus deseos,
yo no soy nada sin su golpeo en mi pecho,
sin su estremiciento cuando le tocan,
es lo que me hace estar viva,
ser lo que soy.


Él también se equivoca, tropieza,
y se desilusiona, pero eso forma
parte de la vida. Él siempre es fiel,
siempre me cuida y es sincero,
de realidad aplastante.


Me gusta la música que desprende,
el calor que me da,
el arropo que siento dentro de mi,
y me gusta que sienta, que se confunda,
que se golpeé porque yo,
de esa manera crezco con él,
y aprendemos a vivir juntos.

Conversando...


Conversación solitaria,
preguntas lanzadas al aire y
que no tienen una respuesta real.
Te cuento todas mis limitaciones,
todas mis esperanzas, mis ilusiones,
pero no obtengo respuesta, tan solo
el aire emite una leve canción,
y me envuelve con su fuerza.

Te visito en ocasiones, buscando algo,
calma mi ansiedad, calma mi malestar,
la paz se hace notar, y me siento
con más fuerza.

El silencio está presente siempre,
pero transmite tu fuerza, tu serenidad
por momentos, aunque a veces, no
lo pueda percibir, no me llegue
tan adentro, no quiera ver
la realidad de tu silencio.

Por momentos en mis visitas,
siento respeto, temor a lo desconocido,
a lo que hay más allá de esa línea tan
débil y franqueable, y no me siento
a gusto, pero pasados los días necesito volver,
saber que de alguna manera estás ahí,
aunque sea en silencio, aunque sea frío,
aunque duela, pero que estás ahí.
-----------------------------------------------------------------------------------------
Adiós a medias: Manu Guix
Mas alla de la distancia,que nos separo...
Imagino tu mirada con la luz del sol.
Siento el viento,cruel lamento
de mi juventud.
Como imaginar que iba a perderla
a cara o cruz.
Nos salio muy cara la jugada,
no hubo marcha atras.
Era pronto,nadie se esperaba
el no verte mas.
Y al despertar...me olvido de que
ya no estas Me dejaste aqui,
y solo te puedo llorar.
Yo no se vivir asi.
Me cuesta tanto aceptar,
que me dejaste aqui me perdere en
la oscuridad que supone estar sin ti.
Estar sin ti...
Como puedo acostumbrarme
a esta sensacion.
Hay un agujero negro en mi corazon.
Lleno de aire mis pulmones,
miro alrededor y a pesar de no olvidarte,
me siento un poco mejor.
Y al despertar...me olvido de que
ya no estas. Me dejaste aqui,
y solo te puedo llorar.
Yo no se vivir asi.
Me cuesta tanto aceptar,
que me dejaste aqui.
Me perdere en la oscuridad
que supone estar sin ti.
Y al llegar a las montañas que
te vieron al nacer, creo que oigo el eco
de tu voz cuando empieza a amanecer...no...
Y al despertar...me olvido de que
ya no estas. Me dejaste aqui,
y solo te puedo llorar.
Yo no se vivir asi. Me cuesta tanto
aceptar que me dejaste aqui
navegare en la oscuridad que
supone estar sin ti.
Estar sin ti...

Tu viaje




Sin maleta, y sin billete de vuelta,
sin conocer el destino,
sin despedida y sin el último abrazo,
tan solo un beso en la frente,
un beso leve, suave sin
saber que era
el último.

Sin nada dentro de la maleta, sin planes,
sin esperarlo el tren llegó a lo lejos
y una nieblina inundó tu camino.
El sonido fuerte y acelerado del tren,
resonaba y te fuiste, sin meta,
sin regreso.

Aquí me he quedado, sin explicaciones,
sin darte una despedida, tan solo
una leve caricia en tu mano, inerte,
sin calor, sin vida, con el corazon roto,
el cuerpo hecho añicos y la mente bloqueada.

Por momentos, sueño que el viaje a terminado,
que tu regreso se acerca, o que ni siquiera has
cogido ese tren. Pero es duro, es quizás más duro,
pensar que tu viaje no se ha producido, porque
cuando la realidad me golpea fuerte, vuelven
los amargos recuerdos de tu marcha.

Anhelandote de continuo, con cada despertar,
en lo cotidiano, en los problemas y alegrias,
en los atardeceres y en las profundas y negras noches.

Cogiste un tren ... tu tren... sin maleta... y sin billete de vuelta.

Noticia inesperada...




Ayer he sentido de nuevo el dolor de la pérdida,
la noticia repentina, asoladora e increible.
La soledad cuando un ser querido, un amigo,
o un conocido te deja es imposible de olvidar
y dificil de superar.

El silencio lo invade todo. El tiempo sigue pasando,
aunque tu conciencia no te deja darte cuenta de los
acontecimientos que pasan alrededor.
Todo se detiene en tu interior,
el corazón se rompe en mil pedazos,
y como si de un sueño se tratara,
te ves inmersa en un mar de lagrimas,
recuerdos dolorosos, y un tremendo
sentimiento de soledad. Fría, terrible,
que produce un miedo sin medida,
una rabia incontenible, y
una frustación inconsolable.

Ayer, lo volví a sentir, por la perdida de un amigo
de la familia, un amigo que estuvo cuando
todo en mi vida se volvió de otro color,
cuando una parte de mi corazón se quedó
paralizada, helada inmóvil,
y que dejó de latir.

Cuando ocurren cosas de este tipo,
la parte de mi alma que se esconde,
que no le gusta que la vean,
la esencia de mi dolor,
se resiente, deja entrever
sus heridas aún sin curar,
y vuelve a recibir
un recuedo amargo,
revive la sensación del vacío,
de la desorientación,
y en definitiva el sufrimiento.

Mis pensamientos, hoy son tristes,
y melancólicos, como si de alguna manera,
todo se mezclara de nuevo, todo volviera a mi
de la peor forma posible.

Me mantengo tranquila, viendo el transcurso de las cosas,
de los minutos impasible ante el dolor.


Tic, Tac



El Tiempo va pasando, sin cesar, sin detenerse.
Una hora puede parecerte eterna, como puede desvanecerse
entre la niebla.

Todos los días el mismo sonido, tic tac, tic tac.... permanente,
constante en armonía continua.

El tiempo es el que nos determina para todo,
el que marca nuestras vidas, el que por momentos
nos hace recapacitar, sobre lo que ocurre, tus hechos,
tus sueños, tus metas, lo conseguido, tus sueños frustados.

Ojalá las agujas por un momento, fueran hacia atrás, nos daría
tiempo a recapacitar antes de hacer, a mirar y detenernos más tiempo
en los momentos felices, disfrutaríamos cada segundo con toda intensidad,
no nos daría tanto vértigo el paso del tiempo, la rapidez de los acontecimientos, y seríamos capaces de reposar nuestras decisiones,
de degustar los momentos de soledad y tranquilidad, y de vivir
de mejor manera. Sin prisas por nada, y con las cosas bien hechas.


------------------------------------------------------------------------------------



UN AÑO MENOS (La Oreja de Van Gogh - A las cinco en el Astoria)



Vuelve a ser mi cumpleaños,
y en mi mesa habrá dos platos,
aunque sepa que esta vez,
tú no vendrás.
Solo quiero de regalo,
dar la vuelta al calendario,
para que estos AÑOS pasen
hacia atrás.



Cunpliría un año menos,
y al soplar daría fuego,
a las velas que pusiste
en el pastel.
Tras invierno,
vendrá otoño,
tras septiembre,
vendrá agosto,
y mañana será
un poco más ayer.



Para que quiero palabras,
si ya no te canto a ti,
para que quiero mis labios,
si tus besos los perdí.
No quiero mis primaveras,
Si no crecen tus violetas,
desde hoy creceré,
hasta que nací.



Volveríamos al día,
más feliz de nuestra vida,
y otra vez sería la primera vez.
A mis ojos volverían,
cada lagrima caída,
sobre telegrama
urgente de papel.



Las noticias contarían,
que las balas regresaron,
a esas armas que apuntaron
a matar.
Volverian a la vida,
las voces que disentían,
y con ella algo más
de libertad.



Para que quiero palabras,
si ya no te canto a ti,
para que quiero mis labios,
si tus besos los perdí.
No quiero mis primaveras,
si no crecen tus violetas,
desde hoy creceré,
hasta que nací.

Deseos






Como si el tiempo se detuviera, me gusta sentirme así,
cuando mi cuerpo reposa en paz, y mi imaginación vuela.

Tumbada en una inmensa pradera, mientras el sol con delicadeza,
roza mi cuerpo y me da un suave calor.

Los pájaros se sienten a lo lejos, con una conversación continua, armoniosa, y una brisa ligera me trae olores puros, olores a sal, a hierba recién cortada, a margaritas y arbustos, a frescura y naturaleza.

Me gustaría estar así durante un rato, viendo como todo se queda en silencio, como mi respiración va lenta en su compás.

Como los recuerdos vienen solos, vienen lentos y sin prisas ni temores.

Hoy el día huele a hierba, a una futura primavera, al sosiego esperado, a la tranquilidad anhelada a paz interior y propósitos positivos.

Amor maternal





Esa sensación de peso en mi cuerpo,
de almohadones y calor en mi cama,
el beso de buenas noches y el que me
arropes antes de dormir.

¡Hasta mañana Rascaluna!, ese apodo,
que solo tu sabías, que solo tu utilizabas,
me trae recuerdos tiernos que seguro utilizaré.

El te quiero mucho en el silencio de la noche,
el ten cuidadín antes de salir por la puerta,
y el no corras mucho.
Frases que todas las madres nos dicen
dependiendo del momento.

En ellas está la palabra protección, porque somos parte de ellas
y como parte de su ser se teme por la pérdida. Eso las caracteriza,
su amor incondicional, su entrega total, su vida.

Pensamientos sobre las madres, en concreto para la mia
que ya no está físicamente, pero sí en el alma
grabada a fuego y presente en todos mis suspiros,
mis respiraciones y mis actos, porque soy en el fondo
parte de ella y ella parte de mi.

Días Grises




La lluvia golea con fuerza la ventana, y las ramas de los árboles
se mecen impulsados por un viento furioso, enfadado sueltas llantos,
que se oyen desde lejos y que por momentos atemorizan.


Lluvia que recorre las callejuelas, uniendose en riachuelos,
que van buscando su camino, recorriendo calles mojadas y frías
hasta llegar a su destino.


Días grises, que hacen que sientas un peso encima de tu hombro,
que no invitan a disfrutar, que ahondan en tu cuerpo, que hacen que el
alma no se sienta bien e intente buscar refugio lejos. Lejos del ruido y del atardecer frío y oscuro.

Lluvia que no cesa ahí fuera, que deja una canción continua,
un murmullo constante y una sensación única. Gota a gota sientes, como va desprendiendose el agua, como va llenando todo de vida, como va formando parte de todo.

Días grises, días tristes...

Susurros del Alma


Te siento susurrar, ahí adentro como una bella melodía,
suave, tranquila y armoniosa cuando todo va bien,
cuando no te aturde nada, cuando el compás es perfecto,
como una obra maestra, sin ninguna nota desafinada,
con el ritmo perfecto.

Te siento correr, explotar, galopar, cuando te sientes indefensa,
cuando sientes dolor, soledad o miedo.
Pero sigue habiendo ritmo, un ritmo frenético, que atormenta.
Sonidos profundos, quejidos del alma, cuando se siente en soledad.


A veces, no percibo tus susurros, aquí fuera hay mucho ruído
y tú eres pequeñita en forma, aunque inmensa en esencia.
Acostumbrada a susurrar, no te gusta gritar, aunque a veces lo haces,
¿pobre alma que no es escuchada? que por momentos es callada,
sin contemplación, sin medida.


Eres incansable, sincera, emanando día a día susurros de bondad
y serenidad. Así es mi alma, llena de gratitud constante,
sin reproches con su dueña,
susurrando sin descanso, suave, delicada...

Anhelos





Las tristezas, las alegrías o las esperanzas...
Las meditaciones, las preocupaciones, obsesiones,lamentaciones...
Ya no serán escuchadas, comprendidas, reprochadas, valoradas,
ni identificadas.
Vacío en esa parte de consenso, de diálogo, de conversación.


Ya no hay esa posibilidad de llegar a un entendimiento, de charlar para contar lo cotidiano, tus dudas ante el futuro, la inexperiencia y el miedo a lo que la vida te depare o las alegrías por haber logrado algo que te importaba, la satisfacción de un buen día.


Eso ya no lo tengo, y duele, se echa de menos, por momentos te sientes perdida, porque la luz que te iluminaba aquella, que a veces te parecía no necesitabas para proseguir tu estela, pero que de alguna manera, sabías que tenías a tu lado cuando la necesidad te recorriera el cuerpo, pero esa seguridad ya no existe, se ha desvanecido en una noche oscura, triste y fría.

Anhelo poder charlar, confiar o escuchar su voz, los consejos y los regaños, lo acertado y lo no acertado porque todo era valorable y todo era enriquecedor.


En el camino que sigo, la oscuridad no actúa como fantasma atemorizador, ya no poseo candil, pero alrededor de mi , se cruzan lucecitas de colores que aunque no desprenden el mismo resplandor, hacen que mi recorrido no se quede por completo en penunmbra y mi estela pueda seguir su curso.

Recuerdos de un día soleado y cálido


Me encanta esa sensación, cuando el sol lo ilumina todo,
me recuerda a mi niñez,
sentada en la cera delante de casa, viendo como la tarde
iba desapareciendo, y el sol se quería resguardar en la montaña,
una montaña repleta de eucaliptos, y al mismo tiempo, una brisa
cargada de salitre y humedad inundaba las calles.
Asomabas tu cabeza por la ventana, mientras las voces de unos niños jugando eran la única melodía de la calle. Las farolas habían comenzado a iluminar las callejuelas, y el sol dejaba a su paso estelas anaranjadas al pie de la costa, con pequeñas pinceladas de rojo fuego que hacían pensar en el nuevo despertar del siguiente amanecer.

Pronuncias mi nombre y me giro, la cena está esperando mi llegada, y asiento con mi cabeza, mientras me despido de mis amigos de juego, corriendo sin tomar aliento hacia casa, hacia el hogar.

Hoy tengo recuerdos de aquellos años, de aquellas aventuras infantiles donde los días parecían tener un montón de tiempo por delante y donde el reloj nunca tenía la importancia que tiene ahora. Donde las tardes eran tranquilas y llenas de juegos por compartir y experiencias por vivir.

Recuerdos de una infancia feliz, recuerdos de otros tiempos.

Malos momentos


Olores, edificios, gentes y lugares que me recuerdan tu despedida,
la tarde caía fría y parecía de duraba más de lo normal.

Las horas al principio no pasaban, y luego un torbellino de sensaciones,
malos momentos, malos recuerdos, dolorosos, intensos.

Todo cambia, por dentro todo está roto, y sin remedio. Tarde gris, Noche oscura, fría, solitaria y silenciosa.

Pesar, dolor y más dolor, incredulidad una inmensa ensoñación, que a veces te transporta a la irrealidad, y te hace tropezarte y caerte fuertemente contra el suelo.

Vacío, amor desvanecido, aliento cortado, calor que se evapora, que se va de tu lado repentinamente, sin esperarlo, sin asimilarlo, injusto.

Ahora los segundos son días y los minutos semanas, todo se ha parado, todo dejó de girar, todo se ha resquebrajado, tu pobre alma no entiende y tú no tienes ni siquiera fuerzas para hacerle entrar en razón.

Malos momentos, recordar tantas sensaciones que se quieren olvidar, porque el dolor es fuerte, y el miedo por momentos quiere hacer acto de presencia. Pero, dejas que fluyan, todos sin miedo esperando que tu mente y tu alma se sosieguen, se entreguen a la realidad. Fea realidad, pero en definitiva la que tenemos por compartir.

Imágenes


Imágenes que vienen sin cesar, que duelen en el alma, Vacío, soledad, frío, temor...Todo se mezcla y te envuelve, en una tela de sueños pasados.

Sonriendo, con el corazon tocado, triste a veces, alegre por momentos y feliz por segundos.Uno no se llega a acostumbrar, es como la despedida ante un viaje, cuando esperas la llegada del otro, cuando anhelas que te cuente que ha pasado, pero nunca ocurre, la puerta no se abre, las voces ya no se sienten, el calor ya no existe y el dolor vuelve a venir a instalarse por momentos.

Tanto por decir, tanto por hacer, experimentar, tropezar y volver a levantarse, Y ahora que¿? que hago¿? como reconstruyo todo¿? como hago que la vida tenga un constante movimiento¿? A veces me pierdo intentando serenar mi alma, hacerla descansar, tranquilizar mi sosiego y hacerla comprender que tenemos que luchar juntas. Aunque muchas veces, ella grite, se manifiesta y me haga saber que no está bien que no está feliz, que no deja de echar de menos nunca, que no deja de anhelar el calor, el amor y el abrazo.

La cuido, la mimo y le hago mirar hacia el horizonte, echando de menos pero no dejandola caer en la melancolía, aunque a veces nos caemos las dos y nos levantamos a la vez, unas veces más rápido y otras más lento pero siempre nos logramos levantar.

Conversaciones diarias con mi alma, con mi esencia, con mi ser, con lo que soy, con lo que de alguna manera tú creaste, enseñaste, educaste, cuidaste y quisiste.

La Rascaluna, o Rascalunera, ya no vuela hacia a la luna, como antes lo hacia en mitad de una noche estrellada, serena, calmada y templada, ahora no quiere volar hacia allí porque te recuerda aún más si es posible.


~Yotty~

Añoranzas


Adjetivos que me traspasaste, valores que me inculcaste, sentimientos que se funden, entremezclan y hacen que se añore y se sienta el vacío de la soledad. La serenidad que te da el paso del tiempo, los meses acumulan sensaciones, recuerdos y vivencias.

Es duro mentiría si dijera lo contrario pero, hace que el amor que ella te dió en vida, se lo devuelvas día a día teniendo presente su maravilloso y eterno recuerdo.

Su imagen en mi mente, me llena de paz an algunos momentos, otros no, otros me hacen recordar lo amargo de la despedida, lo duro que se hace su ausencia y lo triste que a veces puede llegar a ser la vida.

Pero no siempre es así. Sientes dolor, cuando consigues metas, propósitos y ella no está para dar los consejos, para encender el candil en el camino, como todas las madres lo hacen con sus hijos, haciendote ver la mejor manera de hacer el camino, prestandote la seguridad al caminar como cuando comenzabas a andar de pequeño y ella no te soltaba de su mano.

Pedacitos de mi memoria



Me lleno de mis recuerdos, me dejo llevar por ellos, hasta donde me quieran llevar,sin destino, sin final.

Vienes a mi mente, te vas, vuelves, como las olas, como las mareas, siempre presente, y constante.Con más fuerza, más delicado,pero siempre presente.

Tristeza, dolor, amargura, a veces es así, a veces no lo es...
Caminar, caminar y caminar.Un diario.

El tiempo va muy rápido, te empuja a seguir, a avanzar, haciendo cosas, sin tener tiempo para detenerte, para meditar, solo en los momentossilenciosos, cuando la oscuridad invade el cielo, cuando la tranquilidad y el sosiego inunda el espacio, el silencio se hace latente, te haces compañera de él, y comienzas tu viaje.

Echando de menos las cosas buenas, ensoñaciones de un tiempo pasado,como si de alguna manera la pérdida no haya sido completa.
Su protección, su aliento, su calor te acompañan, cuando estás sola cuando respiras en la soledad de la noche, cuando te derrumbas por las dificultades.Pero la falta sigue existiendo, sigue en tu corazón.

Ya no habrá momentos futuros por compartir, ni risas entre las dos, ni malentendidos, ni perdones, ni abrazos, ni besos, ni consejos.... eso es lo que más duele.

El amor maternal, que por momentos ahora me da miedo, cuando a mi me llegue el momento, ojalá lo haga bien, ojalá sepa transmitirle,todo lo bueno que me has dado, todos los valores, que me han enriquecido de ti, y aunque ya no estés te mantendremos aquí, formando parte de todo, manteniendotu recuerdo para que también sepa, la maravillosa persona que tenía como abuela aunque no llegar a conocerla.

Escribo, y me doy cuenta de como todo ha cambiado, como yo también he cambiado con el golpe,como he tenido que enfrentarme a cosas, que siempre me han dado mucho miedo y respeto, que pensaba tardaría en vivir y que me han venido demasiado temprano.

Amor maternal que nunca se termina que siempre perdura.


------------------------------------------------------------------------------------------------