Anhelos





Las tristezas, las alegrías o las esperanzas...
Las meditaciones, las preocupaciones, obsesiones,lamentaciones...
Ya no serán escuchadas, comprendidas, reprochadas, valoradas,
ni identificadas.
Vacío en esa parte de consenso, de diálogo, de conversación.


Ya no hay esa posibilidad de llegar a un entendimiento, de charlar para contar lo cotidiano, tus dudas ante el futuro, la inexperiencia y el miedo a lo que la vida te depare o las alegrías por haber logrado algo que te importaba, la satisfacción de un buen día.


Eso ya no lo tengo, y duele, se echa de menos, por momentos te sientes perdida, porque la luz que te iluminaba aquella, que a veces te parecía no necesitabas para proseguir tu estela, pero que de alguna manera, sabías que tenías a tu lado cuando la necesidad te recorriera el cuerpo, pero esa seguridad ya no existe, se ha desvanecido en una noche oscura, triste y fría.

Anhelo poder charlar, confiar o escuchar su voz, los consejos y los regaños, lo acertado y lo no acertado porque todo era valorable y todo era enriquecedor.


En el camino que sigo, la oscuridad no actúa como fantasma atemorizador, ya no poseo candil, pero alrededor de mi , se cruzan lucecitas de colores que aunque no desprenden el mismo resplandor, hacen que mi recorrido no se quede por completo en penunmbra y mi estela pueda seguir su curso.

1 comentario:

Paloma dijo...

ahora ya soy seguidora de tu blog :) un besin guapaaa