Malos momentos


Olores, edificios, gentes y lugares que me recuerdan tu despedida,
la tarde caía fría y parecía de duraba más de lo normal.

Las horas al principio no pasaban, y luego un torbellino de sensaciones,
malos momentos, malos recuerdos, dolorosos, intensos.

Todo cambia, por dentro todo está roto, y sin remedio. Tarde gris, Noche oscura, fría, solitaria y silenciosa.

Pesar, dolor y más dolor, incredulidad una inmensa ensoñación, que a veces te transporta a la irrealidad, y te hace tropezarte y caerte fuertemente contra el suelo.

Vacío, amor desvanecido, aliento cortado, calor que se evapora, que se va de tu lado repentinamente, sin esperarlo, sin asimilarlo, injusto.

Ahora los segundos son días y los minutos semanas, todo se ha parado, todo dejó de girar, todo se ha resquebrajado, tu pobre alma no entiende y tú no tienes ni siquiera fuerzas para hacerle entrar en razón.

Malos momentos, recordar tantas sensaciones que se quieren olvidar, porque el dolor es fuerte, y el miedo por momentos quiere hacer acto de presencia. Pero, dejas que fluyan, todos sin miedo esperando que tu mente y tu alma se sosieguen, se entreguen a la realidad. Fea realidad, pero en definitiva la que tenemos por compartir.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tus amigos, los que te queremos siempre estaremos a tu lado para apoyarte cuando la realidad se te antoje demasiado dura. pondremos un cielo azul sobre tu cabeza y un bnito atardecer que te ayude a seguir caminando.


Bárbara