Abrazos

Foto by Photostream

El palpitar del alma,
cuando estás tan cerca,
la respiración se vuelve pausada,
los sonidos se convierten en murmullos,
apenas imperceptibles.

Protección sin medida,
la mente apenas formula preguntas,
ni preocupaciones, está en un sueño suave,
adormilada, hipnotizada, sedada durante instantes.

Momentos que se hacen eternos,
que se perciben como lentos y largos,
abrazos del corazón, abrazos del ser.

Nostalgia de esos momentos.
Remordimientos por no haber dado demasiados,
por no haber compartido los necesarios...

Abrazos dulces y llenos de paz,
sosiego que mecía mi alma,
que acallaba mi mente,
y que hacía grande mi corazón.

Me recuerda a ti

.- Que pequeña que soy yo - Pastora Soler -.
Que grande eres amor,
que me das mil razones y luego la locura.
Que perfumas mi cama y escondes las rosas.
Tras vencerte te pierdo,tras amarte me odias.
Que dueño del viento,tu borras mis huellas,
que dueño del tiempo,me añoras y olvidas.
Que injusto eres amor,que no distingues entre buenos ni malos.
Que le vuelves la espalda al que siempre ha luchado.
Al que lo ha dado todo esperando muy poco.
Que te cuelas en su corazon y lo gastas, y al mio lo llenas
y lo vuelves tan loco, que nunca te olvida, y que nunca se muere.
Yo no soy nadie sin ti, contigo,no soy yo, nunca te elijo aunque te persigo,
te crees sincero y me creo tus mentiras, por ti se que existo
y existes por mi, ¡que grande es este amor!
que pequeña que soy yo.
Que grande eres amor, que me lo arrebatas, sin ser arrebatado.
Que te bebes mi vida y que sigues sediento.
Que me sueltas me agarras, que me traes y me llevas.
Que aunque sola me sienta, me siento tan libre,
para buscarte de nuevo, sufrir y abrazarte, me cuesta volver y me cuesta marcharme.
Yo no soy nadie sin ti, contigo,no soy yo,
nunca te eligo aunque te persigo,
te crees sincero y me creo tus mentiras, por ti se que existo y existes por mi,
¡que grande es este amor! que pequeña que soy yo.

Vacío

Foto: *Diego*


Mezcla de sensaciones,
la realidad, ahora diferente,
me muestra todo lo que antes,
no era capaz de ver.
Lo que tú siempre comentabas,
y yo no compartía, y ahora
en mi nueva situación, la tela
fina que cubría mis ojos, que no permitía
ver la verdad de las cosas, ya ha caído.

Ahora mi visión de las cosas es distinta,
es muy parecida a la tuya, y eso hace
que te eche de menos más, que tu ausencia
sea más fuerte que mis recuerdos sean
más amargos y que la pérdida sea más latente.

Con el paso de los días, de los meses,
hacen que me parezca más a ti,
que tu esencia sea más fuerte en mis actos,
en mis pensamientos, en mi día a día.

Hoy, la claridad de la luz, ha venido
con el alba. Haciendo notar una soledad
más presente, pero que al mismo tiempo
hace que te recuerde con más cariño,
que tu falta se haga más necesaria.

La desprotección forma protagonismo,
como cuando eres un ser pequeño,
me falta tu calor, tu amor y sobre todo
tu presencia, el hombro en el que apoyarme,
en el que llorar y reír en el que contar
todas mis inquietudes y miedos.

Soledad que se hace amiga, que me
acompaña en el camino que viene
como equipaje formando parte de todo.

Diario

Foto: Selma Tabita

Hojas del calendario que se van cayendo,
que van pasando.
Horas, minutos e instantes, que sin cesar
van sumandose.

El tiempo hacia delante, con una marcha continua,
con un ritmo constante.

Momentos que se hacen eternos, otros duran
milesimas de segundo.

Días soleados, colmados de calor, de una luz
anaranjada con pinceladas de un rojo intenso,
con la tranquilidad como testigo,
con el sosiego como aliado.

Días nublados, repletos de momentos pensativos,
cargados de lo cotidiano, que se escapan
de las manos sin ser apenas vividos ni disfrutados.

Días negros, feos, con malos recuerdos como protagonistas,
con nerviosismo presente, con melancolia profunda,
con vacío gigante, con ganas de que cedan
de que se vayan,de que no estén presentes.

El conjunto de los siete días de eso que llaman semana,
conjugado perfectamente, con tres tipos de días,
y que dependiendo del destino tienen presencia unos u otros.