Ahí en el cielo

Foto de: Bliyrskel

De nuevo me siento delante de un papel y te escribo, como si te hubieras ido a un viaje super largo y regresaras algún día.


¿Que tal te va todo por ahi? ¿Como van las cosas? ¿es eso bonito? ¿de que color es¿? ¿has hecho amigos? ¿te aburres? ¿me echas de menos¿? ¿sabes cuanto te quiero? ¿espero que el viaje de ida no haya sido muy malo? te fuiste sin despedirte y la maleta ni siquiera te la llevaste!! seguro que encontraste algo que ponerte por ahi¿? ¡por que digo yo que habrá tiendas y todas esas cosas! ¿Tenéis hambre como aquí en la tierra?, ¿o no hace falta comer? ¿Vives en una nube de algodón blandita y llena de niebla alrededor? ¿Me puedes ver desde ahí arriba?


Como las comunicaciones no me llegan tengo un montón de preguntas para ti como puedes ver, aunque sé que estás bien.

Yo no tanto, al principio no entendí porque te fuiste de vacaciones, yo quería que te quedaras, no te las merecías, pero estabas cansada y el descanso es lo primero luego con el tiempo lo entendí.

Pues, bueno aquí abajo seguimos lidiando con las mismas cosas, las preocupaciones sin sentido, la cosas importantes se nos pasan inadvertidas, y las discusiones superfluas no van a ninguna parte, ni tienen ningún fin concreto.


Se que estarás tranquila, porque ves que poco a poco me levanto de mi caida, lo que pasa que te extraño tanto que me duele aceptar tu viaje, sé que me mandas mucha fuerza desde ahí pero que quieres una que te quiere mucho y te necesita. Pero no me puedo quejar, todo está más o menos bien y los días pasan más rápido de lo que pensaba en un principio.


Bueno, ya me voy despidiendo, espero que te llegue está carta, y que recibas mi sincero TE QUIERO y mis BESOS.


Te quiero Mamá!!