Recordarte





Hoy, en la noche mientras intentaba conciliar el sueño, mi mente me transportó a tiempo atrás. Una misma habitación, pero decorada de forma distinta, con muñecas y libros infantiles, y papeles de colores cubriendo las paredes. Dos camas gemelas separadas por una mesita minúscula, y en la oscuridad de esa noche tu mano agarrándome.
Una mano característica, única que durante muchas noches acompañó mis sueños, y que fue lo último que pude acariciar, lo último que puedo recordar.

Me reconfortó pensar en ti, me lleno de paz y de alegría, me hizo saber que siempre estarás junto a mi, como me pasa con mamá, que ya no está pero permanece eterna en la memoria, en cada respiración.
Ayer por la noche soñé contigo abuela, con tiempo atrás, con tu compañía, tus bromas y tu carácter que tanto me ha dejado, que tanto me caracteriza y que tanta fuerza me da.

Recordarte no me aturde, todo lo contrario, me gusta mucho, me da paz y me llena de amor el corazón. La ausencia se lleva mal, pero tú y yo sabemos que por muy lejos que estemos, aunque nunca más nos veamos, el amor que nos unía permanecerá eternamente con las dos.

No hay comentarios: