RESURGIR

Amankay



Todo forma parte de tu crecimiento personal, los golpes que la vida nos da, sufriendo pérdidas, decepciones y desamores, hacen que el dolor se instale en nuestra alma, ocupe nuestra mente por completo, y vivamos durante el tiempo enfrascados en recuerdos amargos y el desaliento se apodera de uno mismo.

Pero, cuando el tiempo pasa, los días nacen y se mueren, y las estaciones se suceden, ese dolor deja paso al resurgimiento, al renacer. Mudas tus pieles, y sin apenas darte cuenta un buen día te sientes fuerte, segura de ti misma, y valoras toda tu energía, toda tu valentía.

Se sacan muchas cosas buenas de la propia superación pero sobre todo una que para mi es muy importante, la madurez.

La vida es cruel en muchas situaciones, a veces terriblemente triste y macabra pero también trae consigo un doble sentido, un mensaje oculto, cual pergamino dentro de la botella que flota en el mar lanzada desde una lejana orilla, crecimiento personal.

El crecimiento que se alcanza a solas con uno mismo, sopesando los hechos, observando los detalles, y teniendo en cuenta la realidad, esa verdad aplastante que tanto duele pero que tan sincera es.

Valentía para seguir viviendo con optimismo, echandole una sonrisa cada día al nuevo amanecer, siendo capaz de ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío, dejandote estar mal cuando se necesita, pero teniendo en la mente las ideas claras, pasar página, dejar lo bueno en la memoria, y guardar por siempre la esperanza de que lo bueno está por llegar, no dejar de valorar quien eres y sentirte orgullosa.

No hay comentarios: