NADA

Autor: Esperando por vos

Hace tiempo después de muchas noches pensando en lo que te ha dolido, las relaciones fracasadas y los sueños rotos, caí en la cuenta de la sensación que se siente cuando se deja de amar.
Visto desde la parte del dejado, te sientes humillado, defraudado y tu autoestima se derrumba al mismo tiempo que tu mundo. Hablamos siempre de una relación que está llendo bien, cuando las cosas están empastadas y caminan hacia un mismo objetivo por ambas partes. Se comparte un mismo sueño y una misma meta, disfrutar de ese amor entre los dos seres y formar con el tiempo una vida en común.
Pero cuando el dolor deja de habitar en el alma, cuando el tiempo ha hecho que los días no sean 24 horas interminables, donde cada tic tac del reloj te duele como si en el alma se te estuvieran clavando al mismo tiempo cientos de alfileres, llega la recapacitación, y en ese punto se comprenden las cosas mucho mejor.

Muchas veces, nos dicen sobre todo los ancianos, que llevan a sus espaldas años de experiencia, que todo tiene un principio y un final, pero ... ¿como te vas a plantear un final cuando vives en la nube del amor? sería chafar la fiesta y amargarse antes de tiempo. Pero, eso llega muchas veces a cumplirse. Aquel o aquella que te adoraba, que decía no amar a nadie ni plantearse amar a nadie como te ama a ti, cuando parece que ha encontrado su otra mitad, se desvía del sendero, y se encuentra en un cruce de caminos que lo llevan a distintos lugares, todos excitantes y diferentes.

Que pena se siente, cuando te das cuenta que todo el encanto que veías en esa persona ha desaparecido aunque ni tú te has dado cuenta de su ausencia, que la vida planeada no es la que quieres, que esa persona que tan importante fue para ti durante años, ahora se ha convertido en una amiga o amigo más, en un compañero.
El amor y la pasión dejan paso al cariño, que con el tiempo de separación y falta de comunicación se irá mermando y tan solo se quedará en tu vida como un recuerdo de una etapa dulce, donde amaste pero ese amor, no fue lo suficientemente fuerte como para hacer que te quedaras por siempre a la vera de esa persona que fue tan especial.

Por el otro lado, el dejado en ese mismo momento siente la melancolía y sabe lo que la otra persona sintió, se le queda un vacío en el cuerpo que le hace ver que el amor se ha ido y que todo ha terminado.

No hay comentarios: