Como capas de cebolla

Autor: danka



Por fin todo ha llegado a reposar, tan solo algunas gotas salpican el estanque donde todo está nadando y donde me encuentro con mis más internos sentimientos, anhelos, deseos, recuerdos, imágenes... Todo lo que me forma como mujer.


Quietud y serenidad, ahora la noto durante más tiempo y por momentos me siento muy feliz por lograr la paz y ser capaz de avanzar sin dolores y completamente sanada.



Nos formamos de experiencias de todo tipo, muchas alegres otras regulares y algunas malas, pero puedo decir que lo que no te mata te hace más fuerte y que de todas las cosas se sacan vivencias positivas y se aprende a vivir a revivir las cosas y verlo todo en colores diferentes. Nunca es todo negro ni tampoco blanco. Nos adaptamos a los colores intermedios o las sensaciones medio alegres medio tristes, simples, cotidianas pero llenas de paz y reflexión.



Me imagino que para alguien mucho mayor que yo, con muchos más años vividos pensará que me quedan muchos años y experiencias que vivir para considerar tener ya una capa en mi alma como la de la cebolla. Claro que en la existencia de uno mismo se coleccionan numerosos momentos que hacen enriquecerte y que de alguna manera, se van uniendo como una capa que te envuelve, y eso pasa desde que nacemos formado parte de nuestra existencia.


Una experiencia tras otra, una buena, luego viene otra regular, otra buena, una mala, otra mala... y así sucesivamente.



Un aprendizaje continuo, porque cada día descubrimos nuevas cosas, nos sorprenden con algo diferente y si nos ocurriera que eso no nos sucediera algo raro estaría pasando algo nos estaría diciendo que ya no estamos viviendo como debería ser. También tropezamos y caemos repitiendo errores o comentiendo nuevos que traerán consigo una lección que aprender para hacer que crezcas y avances.



Hoy, mi alma con alguna que otra capa se siente serena y alegre. Ha logrado encontrar muchos momentos su paz y con ello una nueva seguridad.

No hay comentarios: