CUANDO YO TE DIGO ¡TE QUIERO!

Autor: Alfon...*



Cuando pronuncias esas dos palabras tan sinceras como son: ¡Te quiero!, de alguna manera le estás mostrando a la otra persona a la que se las diriges un pedacito de tu alma que ya le pertenece.


Digamos que para mi, el corazón se compone de muchos pedacitos formando parte de un enorme puzzle. Ahí se guardan pequeños instantes vividos con personas que te han marcado a lo largo de los años y que alomejor han dejado de estar presentes en tus vida diaria, pero que en un tiempo fueron muy importantes para ti.


Dentro de ese gran puzzle también están las parcelas destinadas a personas que a día de hoy despiertan en ti el cariño y la estima necesaria como para decirles las dos palabras mágicas y los cuales sabes nunca dejarán esa parcela de tu corazón vacía.


Mucha gente por verjuenza yo creo, por falta de valentía, timidez o no se porque razones, no demuestra lo que siente por otra persona, no agradece que le haya ayudado en un momento determinado de su vida, o no es capaz de decirle a esa persona lo importante que es en su vida.


Quizás a mi me educaron demasiado cercana a las emociones y a los sentimientos. Haciendome ver desde pequeñita, que lo normal era sentir y que si en algún momento de mi vida yo quería a alguien fuera capaz de decírselo. Eso demostraba valentía y valor por el cariño.


Estas dos palabras tan importantes, para muchas personas son su pequeño tesoro, lo tienen guardado en su interior rodeadas de enormes papeles cebolla de colores y candadas con cadenas pesadas. Solamente en algunas ocasiones las dejan escapar de sus labios, para de nuevo encerrarlas en su interior.


Yo, no hablo de decirlas de manera constante, haciendo que pierdan todo su sentido, pero sí de la necesidad de poder decirlas cuando realmente se sienten. Con ello haces que tu corazón se engrandezca y se fortalezca con las sonrisas de tus amigos, amores y seres queridos al recibirlas.


Hoy me siento todo corazón, un corazón alegre y lleno de amor para dar.

No hay comentarios: