Partes del alma



¿Alguna vez os imaginásteis que forma tendrá vuestra alma?¿se dividirá en pequeñas partes? o ¿Estará todo mezclado como en un gran baúl? Yo soy de las personas que piensan que el alma está formada por partes unas más grandes y por el contrario otras más pequeñas. De alguna manera toda la gente que ha pasado por tu vida a lo largo de los años suele estar en una parte de tu ser más profundo con mayor o menor tamaño. De ahí eso que muchas veces decíamos cuando éramos adolescentes en la mayoría de los casos y conocíamos a nuestro primera amor. Algunos tendrán la suerte de mantenerlo a su lado e incluso compartir su vida con ellos, pero la inmensa mayoría de las personas tenemos que admitir que no, que fue un amor verdadero, inmenso, loco... pero que se terminó y no pudo llegar a buen puerto. Pues decíamos eso de " Te doy mi corazón" o "Mi corazón es tuyo", en verdad es el amor el que habla no nosotros mismos, porque nunca podremos regalar, donar o prestar nuestro corazón. Podemos sentir que el trozo que esa persona especial ocupa es muy grande, dejando que las otras partes se dividan en trocitos más pequeños, simulando a una pieza hecha con cristales de murano pegados, brillantes y coloridos. No podremos decir que nuestra alma es suya porque está formada por muchas cosas, amigos, gente buena que nos ayudó en determinadas ocasiones, familia...


Con el paso de los años, te das cuenta que los buenos amigos del pasado, que por causas del destino, la vida y el rumbo de tus decisiones ahora se han convertido en conocidos, mantienen en tu alma un pequeño espacio, donde se recogen las vivencias compartidas, así como los antiguos amores, algunos tendrán el privilegio de mantener una pequeña parcelita en tu alma, otros quizás ni eso, tan solo dejan una huella en algún cristal, dejando ver que han pasado pero que no han sido merecedores de una parte de tu ser más profundo.


En mayor o menor medida, toda la gente con la que has compartido más o menos cosas, la gente que te ha apoyado cuando lo has pasado mal, cuando la vida te ha dado un revés, o la gente con la que has compartido algún logro reside en tu alma. Los compañeros del colegio forman la parte de la inocencia y el juego, los compañeros de instituto la parte alocada y juvenil. Algunos de ellos seguramente se hayan ganado una parte grande porque son amigos y dejaron hace mucho tiempo de ser compañeros de estudios. Toda la gente que te educó o que te inculcó creencias y nuevas formas de pensar, también han dejado su seña, luego los trozos más grandes son para la familia, los verdaderos amigos y la persona especial que te haga por momentos pensar que tu alma también es de ella.


Por suerte, yo tengo varios trozos grandes. GRANDES AMIGOS, que poseen trocitos de mi alma con su colorido escogido por cada uno, que nunca me han fallado y que merecen todo mi respeto y profundo afecto y la familia por supuesto un trozo inmenso y lleno de amor.

Nuestra alma es donde reside nuestra esencia, donde los recuerdos de la gente que te ha marcado o que ha significado algo en tu vida se recopilan. Donde las nuevas alegrías van formando cristales pequeños que luego irán creciendo, donde el amor por los tuyos tiene uno de los más grandes y mejores cristales y de un color profundo y precioso.


Quédate con lo bueno de cada persona que pasa por tu vida, intenta sacarle todo lo bueno que tenga y guarda su recuerdo si es bueno en tu alma si un día decide marcharse de tu vida y pasar de ocupar un hueco grande a otro más pequeño.

2 comentarios:

Lucía Fernández González dijo...

Genial como siempre Yoha.
Yo tambien opino que el alma es así. He tenído la suerte de mantener aquel amor adolescente y sigue ocupando un enorme trozo de alma, y tengo millones de trocitos pequeños, porque las sentimentaloides es lo que tenemos, que guardamos para siempre los sentimientos. Por supuesto que nuestra familia tiene un trozo gigante, pero he de decirte que el mayor de todos lo ocupan los hijos. No me quiero imaginar los textos que te van a salir cuando tengas uno, porque es cuando todo está a flor de piel, más que nunca en la vida.
Te deseo lo mejor del mundo. Besis. Lucía Fernández González

Yotty dijo...

Muchísimas gracias Luci siempre es un placer recibir tus comentarios en este blog. Pues sí todo el mundo que es mamá dice que es algo maravilloso, espero que si me llega la oportunidad pueda hacerle textos que le gusten y transmita todo el amor que seguro le tendré. Un besote gordo y gracias por tus buenos deseos.