Uno mismo









¿Dónde se encuentran nuestros límites? ¿Hasta que punto pensamos aguantaremos una situación determinada? Realmente, ¿nos conocemos a la perfección? o por el contrario ¿cada nueva prueba de la vida nos hace asombrarnos con nuestras reacciones? ¿Somos objetivos con nosotros mismos, hasta tal punto que somos capaces de creer y tener la suficiente fuerza para valorar todo lo bueno que damos y ver lo malo que tenemos?


¿No os parece que para cada uno es más fácil escuchar las cosas buenas que te puedan decir aquellas personas que te quieren que realmente decirlas de uno mismo?


Muchas veces, me tiene pasado que me describen y no me reconozco. No porque digan cosas malas de mi, que yo no estoy dispuesta a aceptar no, eso forma parte de la autocrítica cuestión, que creo todos y yo incluida debemos trabajar en ella. No, me refiero a las cosas buenas, o los valores que son importantes que tenga una persona y que se ven valoradas por personas que no son tu misma. Me gusta escucharlas ¡Cómo no!, pero y eso ¡Quién no desea escucharlo!.




Yo me sorprendo muchas veces, pero también me alegro de que por lo menos haya gente a mi alrededor que me conozca un poquito y sepa ver una parte de mi.

Todos los días intento conocerme un poco más. Recordar como he afrontado las cosas y luchar porque los obstáculos no me hagan caer demasiado y haciendo que si es así logre levantarme lo más rápido que pueda.


Nunca dejes de creer en ti mismo, intenta hacer las cosas lo mejor posible. ¡¡Vive y deja vivir!!, platéate esta máxima como una filosofía. Mantén a la gente que no te valore fuera de tu vida y fomenta las relaciones verdaderas.

No hay comentarios: