La dureza del camino



Con el paso de los años todo cambia y nuestra personalidad también lo hace.Hace no muchos años me dijeron eso de aprenderás a ser más hipócrita, te guardarás más las cosas, pensarás las cosas antes de decirlas y de alguna manera el paso de los años y las experiencias con el resto de las personas, te harán hacerte más fuerte, perder la confianza en los demás y dejar de ser blando. De alguna manera con los golpes vas perdiendo poco a poco la inocencia, la bondad. Y yo me pregunto ¿Se es más listo por hacer estas cosas ya desde un principio?



Convivimos en una sociedad egoísta, materialista y por supuesto falta de conciencia.

Aquí primero se mira por uno mismo, más tarde por uno mismo y luego si acaso vuelvo a pensar en uno mismo.

Nunca he idealizado el mundo pero creo en el "vive y deja vivir". En labrarse un futuro sin tener que meter el puño y dar patadas a diestro y siniestro muchas veces sin necesidad. Cada uno debe desempeñar su papel de la mejor manera posible, pero sin tener porque hacer el mal.



A veces, me veo rodeada de hienas que quieren comer lo que sea, a cualquier precio y quitarme lo que yo tenga, aunque no sea de su propiedad y aunque no les sea de sustento.

De ahí que piense en lo que años atrás personas cercanas me decían. Eso de "tienes que hacerte malo, la vida te hace ser malo". Me parece tan injusto pero tan necesario... Hoy he comprobado que esto de vivir cada día se trata más bien de sobrevivir en una jungla, donde al mínimo despiste otro aprovecha y quiere dejarte a un lado, aunque no consiga nada con ello, tan solo la propia satisfacción de estar por encima.



No me gustaría cambiar, pero veo a lo largo del tiempo pasado, que debo ser prudente y en muchas ocasiones guardarme mis cosas valiosas a buen recaudo. No mostrarlas a todo el mundo, no vaya a ser que les deslumbren y quieran quitármelas.

Siento algo de decepción porque todo tenga que ser así, que las reglas del juego sean de esa manera, pero se que más tarde o más temprano tendré que hacerme a ellos y adaptarme.



Dejaré pequeños botecitos de cristal y guardaré en cada uno de ellos lo poco que me quede de la bondad, de la sinceridad, de la inocencia, de la generosidad, del bien y por lo menos no quedar sin nada de esas cosas tan en desuso actualmente.

Autor: maria (slowly)

No hay comentarios: