Para este 2012



Como viene siendo costumbre los días previos a finalizar el año y creo que mucha gente que alomejor me lea también lo hace, me pongo a pensar en todo lo acaecido durante este año.
Recuerdo perfectamente el final del anterior.Un año que habia sido en su mayoría feo, con pérdidas importantes, decepciones imprevistas, temores instalados permanentemente en mi vida y recuerdo también la ilusión porque este 2011 fuera mejor, hubiera de alguna manera un cambio de ritmo en mi vida y donde la calma reinara.Puedo decir que este año el que ya se acaba dentro de poco ha sido un año caracterizado por la tranquilidad y la quietud. De alguna manera como cuando un bote flota cerca de la orilla y no es impulsado por ninguna corriente. He podido conocerme mucho más a mi misma e incluso enfrentarme a cosas que pensé no era capaz y he salido a flote airosa. Por eso este 2011 no me ha dejado mal sabor de boca e incluso puedo decir que me da un poco de pena que finalice aunque, también tengo ganas de estrenar el 2012.
Nunca se sabe que depara un año nuevo y siempre hacemos incapié en que sea un año donde todo transcurra de manera positiva, pero muchas veces hay años malos, algo parecido a las añadas en los vinos. La existencia de estos años malos es muy necesaria para poder valorar los que son buenos y darles la importancia que se merecen.
Por eso al terminar un año bueno se siente una especie de miedo a lo desconocido a que el año entrante sea malo y de alguna manera rompa la cadena del año positivo que se terminó.Así que tenemos que cruzar los dedos, recordar todo lo positivo de este 2011 que en mi caso ha sido positivo, lleno de ilusión y de regalos y transmitir todas esas sensaciones para que este 2012 sea si cabe mejor.

Desde Corazón Ausente os deseo un ¡¡Feliz 2012 y que la salud no nos de la espalda!!

Vivencias

Abrazo grande y reconfortante, tan dulce y tan verdadero.
Mirar esos ojos chispeantes y reír con tus ocurrencias.
Coger tus manos pequeñas y gorditas, pasar mis dedos por las marcas de tus palmas.
Mirar tu respiración cuando en lo oscuro del amanecer emprendía mi marcha.
Esperar tus viajes conteniendo las ganas de recibir ese abrazo que hacía días no recibía y disfrutar con los presentes que me traías.
Compartir numerosas noches de sueños y pesadillas.
Aprender de tu experiencia y combatir de la misma manera los golpes de la vida.
Poder ver la televisión con mi pierna apoyada en ti.
Ver el cariño que le dabas a aquel animalillo que formó parte de nuestra familia aunque siempre manifestaras padecer temor por esa clase de animales.
Observar el amor que profesabas a tus hijos y nietos.
Aprender a rezar contigo en las noches antes de posar mi cabecita en la almohada.
Comer picotas en las tardes de verano.
Viajar a la villa para comprar vestidos y zapatos.
Abrazarte para poder sentirme bien.
Estas y muchas otras cosas he realizado contigo y hecho mucho de menos.

Me has enseñado tantas cosas... que por mucho tiempo que yo tenga de vida nunca voy a poder agradecertelas de la manera que se merece.
Ya sabes, mi único pago es seguir queriéndote como siempre lo he hecho.
Hoy, Abuela te he recordado con may0r intensidad que un día cualquiera donde siempre me acompañas.

Ilusión

Foto de: Gabriela Da Costa


El paso de los años conforme te haces mayor corre más deprisa. Parece como que el tiempo ya empieza a escaparse de las manos y ves como aquellos dichos de personas mayores que te sonaban a exageraciones referidas al paso del tiempo tenían mucha razón.



Ya hemos comenzado el último mes de este año 2.011 y cuando menos nos lo esperemos seguramente estaremos ya recibiendo el nuevo año cargando nuestras vidas de buenos deseos y metas a conseguir.

De nuevo pediré salud para este nuevo año como único motor necesario para vivir. Las alegrías, las metas a conseguir o los buenos propósitos venideros ya sucederán a lo largo del año que se estrenará.

Ya hace algunos días que las calles están repletas de lucecitas de colores y los árboles de Navidad caseros nos recuerdan que un época entrañable del año ya está cada vez más cerca.

Nunca dejes que estas fechas en las cuales las familias se reúnen, parece que todo el mundo debe ser un poco más bueno o que los niños se convierten en los grandes protagonistas debido a su inmensa ilusión por las cosas, se tiñan de oscuridad por un mal momento, por una pérdida o por la falta de salud. Tenemos que entre todos hacer un esfuerzo e intentar que estas Navidades sean días en los que los momentos serenos y especiales florezcan.


Yo por mi parte, pondré todo de mi para poder pasar estos días de la mejor manera posible, sin llegar a perder esa gran ilusión que me hacen sentir estas fiestas.

Llena tu casa de colores, dejate perder con los detalles de los adornos y rodéate de la luz de las bombillas de colores que todo lo iluminan.

Desde Corazon Ausente, Os deseamos una ¡¡Feliz Navidad!!

Ángeles

Autor: CoreBurn


Halo que te acompaña, que no puedes tocar, pero si presentir y querer. Fé en algo que no puedes ver, que nadie más presiente más que tú misma, pero que hace que tu corazón lata con fuerza y nunca se sienta solo.

No es ya una cuestión de llevarte en la mente, es que estás presente en mi día a día y aunque parezca mentira me ayuda a seguir a enfrentarme a las cosas que me cuestan. Afronto la vida de distinta manera, con ausencias, pero esas mismas ausencias se han convertido en acompañantes y no recibo una voz que me conteste a mis dudas o preocupaciones, tan solo el sonido del viento es lo que puedo llegar a escuchar pero se que estás ahí, se que me escuchas y lo más importante sé que me ayudas.

A veces, noto este corazón frío, muchas veces tiene momentos en los que está inerte y una sensación de calor me recorre el cuerpo desde los pies hasta la cabeza y de repente ese frío deja de existir. No existe otra explicación, me estás dando tu fuerza y me estás llenando de amor el alma.

Aún sin poder verte, sin poder abrazarte y sin poder besarte te tengo y eso no lo va a cambiar nadie, se que tengo tu ayuda y que por supuesto me guías en mi caminar.

Nunca podré agradecerte tanto todo lo que me ayudas y lo que velas por mi. Recuerda que siempre tienes un hueco en mis sueños visítame de vez en cuando.

Te quiero