Para este 2012



Como viene siendo costumbre los días previos a finalizar el año y creo que mucha gente que alomejor me lea también lo hace, me pongo a pensar en todo lo acaecido durante este año.
Recuerdo perfectamente el final del anterior.Un año que habia sido en su mayoría feo, con pérdidas importantes, decepciones imprevistas, temores instalados permanentemente en mi vida y recuerdo también la ilusión porque este 2011 fuera mejor, hubiera de alguna manera un cambio de ritmo en mi vida y donde la calma reinara.Puedo decir que este año el que ya se acaba dentro de poco ha sido un año caracterizado por la tranquilidad y la quietud. De alguna manera como cuando un bote flota cerca de la orilla y no es impulsado por ninguna corriente. He podido conocerme mucho más a mi misma e incluso enfrentarme a cosas que pensé no era capaz y he salido a flote airosa. Por eso este 2011 no me ha dejado mal sabor de boca e incluso puedo decir que me da un poco de pena que finalice aunque, también tengo ganas de estrenar el 2012.
Nunca se sabe que depara un año nuevo y siempre hacemos incapié en que sea un año donde todo transcurra de manera positiva, pero muchas veces hay años malos, algo parecido a las añadas en los vinos. La existencia de estos años malos es muy necesaria para poder valorar los que son buenos y darles la importancia que se merecen.
Por eso al terminar un año bueno se siente una especie de miedo a lo desconocido a que el año entrante sea malo y de alguna manera rompa la cadena del año positivo que se terminó.Así que tenemos que cruzar los dedos, recordar todo lo positivo de este 2011 que en mi caso ha sido positivo, lleno de ilusión y de regalos y transmitir todas esas sensaciones para que este 2012 sea si cabe mejor.

Desde Corazón Ausente os deseo un ¡¡Feliz 2012 y que la salud no nos de la espalda!!

No hay comentarios: