EL AMOR


He oído desde hace mucho tiempo esa frase tan famosa de "El amor es el motor que mueve el mundo" y en cierta manera estoy de acuerdo con ella.
Nos pasamos media vida, compartiendo nuestros sentimientos con una pareja. Durante épocas mantenemos relaciones con una o varias personas siempre pensando que esa persona que forma parte de nuestra vida es la definitiva, es la persona que siempre nos acompañará en nuestro camino. Y, como humanos que somos nos equivocamos porque no siempre son ellos o ellas nuestros compañeros de viaje. De ahí que digan eso de " no hay más ciego que el que no quiere ver" o que de alguna manera EL AMOR, hace que lo idealicemos todo de tal manera que solo veamos lo positivo de esa persona e imaginemos un futuro con ella.

EL AMOR, es poderoso nadie puede negarlo e incluso es una fuerza interior que te hace pelear y combatir cualquier obstáculo pero... cuando por distintas razones las relaciones se rompen, fracasan y de nuevo te quedas solo, ahí es cuando nos volvemos a equivocar, ya que muchos consideramos que estamos en soledad y que ya nada podrá volver a ser como era antes.

Sentir amor por otra persona trae consigo unas cosas positivas y por supuesto otras negativas como ocurre cuando la persona que amas desaparece de tu lado y cambia su relación contigo. Cuando las relaciones se rompen esa persona que fue tan importante, se convierte en una persona que compartió contigo momentos importantes, en quién confiaste y con quién querías quedarte por siempre, pero que ahora es un ser frío con el que con suerte puedes mantener una conversación circunstancial sobre el trabajo, los amigos y la familia. Toda aquella confianza y admiración se esfuman con la misma rapidez con la que la relación finaliza.

Pero de todo esto se tiene que sacar una gran lección y que creo que la vida tan solo te la deja ver cuando tus relaciones han fracasado o cuando has perdido a tu compañero.
Sí estás solo, pero eso no significa ni que estás perdido ni que estás fracasado. Solamente estás solo y en este punto debes de aprender algo muy importante, debes ser feliz estando solo.

Creo que la mayor felicidad se encuentra cuando estando en soledad te sientes bien contigo mismo. Si llegamos a sentir esa tranquilidad con uno mismo y llegar a rozar la felicidad creo, hemos aprendido una gran lección de esta vida.
Con esto no quiero decir que el proceso sea fácil y esté exento de dificultades, caídas y tropiezos pero, creo es enriquecedor. Durante los primeros tiempos separados muchos de nosotros, idealizamos a la persona que ya no está con nosotros, pensamos en los tiempos pasados, en las cosas que compartíamos, todo lo que te decía... pero eso ya no existe y llegar a comprender ese punto es difícil. El tiempo tan solo es la eficaz medicina que hace que deje de doler, para poder decir esto está superado y por fin me he dado cuenta, de que él o ella no eran las personas ideales que debían de acompañarme y me siento feliz por saber que ya hace tiempo que todo terminó y que mi felicidad la tengo en mis propias manos.

Llegados a ese punto donde de repente la venda se cae, ves de nuevo las cosas con plena claridad y una fuerza que pensabas no tenías sale a flote, has avanzado en crecimiento personal, has de alguna manera cerrado ese círculo en el que has pasado tiempo y estás preparado para vencer los golpes que a veces nuestra vida nos presenta.

Conozco a gente que deja relaciones y empieza otras apenas pasado tiempo, que no saben estar solos porque no han llegado al punto de comprender que estar solo no es malo. Es una oportunidad de llegar a conocerte mucho mejor a ti mismo y de crecer como persona.
Con todo esto no quiero decir que la gente deba vivir en soledad de manera impositiva. No, con esto defiendo que cada persona sea feliz estando sola y no busque en otros la seguridad que no tiene o el apoyo y respeto que nunca ha sabido volcar en si mismo y que si llega un día en que encuentren un compañero ideal por supuesto no dude en que forme parte de su vida, pero siempre sabiendo que no es obligatorio para ser feliz.

A todos nos encanta tener a nuestro lado a alguien que nos mime, que nos quieran y que nos miren de una manera especial. Pero, no por ello debemos coger lo primero que se nos presenta, ni aguantar relaciones que llevan terminadas por mucho tiempo y se mantienen juntas por el que dirán, por los hijos o porque consideran que no sabrían afrontar una vida separados.

Y el AMOR no se busca aparece de repente en tu vida. Ahora están muy de moda, las agencias de contactos entre gente que está sola. No digo que en algunos casos salga bien pero me parece una forma de forzar algo que debe ocurrir de manera espontánea no planeada al detalle.
Un buen día alguien sin saber porque se fija en ti, empieza a conocerte y valora todo aquello que le aportas. En ese momento la chispa surge y te das cuenta de que alguien puede acompañarte de nuevo y puede complementar tu vida.

Que vuestras parejas nunca sean vuestras vidas, si no una parte de ella muy importante. Ante todo amaros a vosotros mismos, para de esta manera ser capaces de dar amor a otras personas.

Mis bienes más preciados

Ante las decepciones que tras pasar años de experiencia una se sigue llevando o echando un vistazo a este mundo donde muchas veces el único cometido de las personas que viven en él es contemplar de manera continua su ombligo, me he planteado en multitud de ocasiones dibujar en mi cabeza una especie de armario pequeño donde guardar las cosas preciadas que se van perdiendo por el camino.

Me imagino ese armario pequeño y coqueto. Sería de madera en un tono oscuro y las puertas serían de cristal. Por ese mismo cristal tan solo se podrían entrever los colores de los botecillos ya que su tallado no dejaría que la vista dejara ver todo su contenido.

Muchas veces, la gente que nos rodea, con la que convivimos en el trabajo, en la escuela o con la que tratamos hacen que de alguna manera sus actitudes te hagan dudar de como tú te planteas las cosas. Tan solo es una duda momentánea pero que hace que poco a poco la magia de tu carácter se vaya apagando.

Cuando eso ocurre viene a mi mente este pequeño armario donde yo poco a poco voy coleccionando pequeños frascos de colores donde voy metiendo sensaciones, sentimientos y valores que temo perder ya que a veces regalas estos bienes preciados a quien no sabe cuidarlos y eso te hace recelar e incluso pensar en la posibilidad de no volver a regalarlos.


Debido a esto, mi armario guarda botecitos en los que deposito las cosas más bellas que poseo y siento para que cuando esté segura de que la persona que lo necesita tenga cosas de mi, nunca se quede sin poder disfrutarlas porque otros hayan llegado primero e intentado acabar con ellas.

Mi peculiar manera de meditar sobre el camino corto que he recorrido y que espero me quede áun mucho que caminar, más decepciones que padecer y lo mejor de todo esto, muchos más botecillos que llenar y sensaciones que regalar. Porque lo que tengo claro llegados a este punto es que tengo mucha gente a mi lado que se lo merece, aunque me equivoque a veces con sus destinatarios hay gente querida que siempre desean que yo les haga estos regalos y que para ellos mis sensaciones y acciones buenas nunca van a desaparecer.


En blanco

Autor: Lixzart



Todos llegamos a este mundo con un libro en blanco que iremos poco a poco escribiendo. Cada persona posee uno distinto, las tapas, las hojas que lo forman y su forma serán diferentes. En él rellenaremos con vivencias las cosas que la vida nos vaya mostrando y pegaremos alguna que otra imagen que nos haga tener presente algún recuerdo de personas que ya no están o que fueron importantes para nosotros y ya no tienes ese contacto directo con ellos.

Cuando eres pequeño aprendes a escribir muy poco a poco ese libro invisible que te acompañará a lo largo de un largo camino. Los primeros tiempos tan solo dedicarás tu empeño en observar todo lo que acontece a tu alrededor, descubriendo cosas nuevas en cada nuevo día y esa observación no te abandonará a lo largo de tu vida aunque no ocupará todo tu tiempo. Aprenderás a observar antes de llegar a las conclusiones ante las cosas y si por el contrario no tienes la capacidad de observación el tiempo hará que la lección sea aprendida.

Todo comenzará a rodar en tu vida imitando a una noria cuando se pone en marcha. A una velocidad lenta y constante y poco a poco aprenderás a ir escribiendo. Al principio torpemente pero todo cogerá una velocidad determinada y etapa a etapa te enfrentarás a nuevos retos y cosas que superar que sabrás reflejar.

Nosotros mismos escribimos nuestras vidas tomando decisiones y dirigiendo nuestro camino con las elecciones. Nos equivocamos muchas veces pero también acertamos. Siempre existe una elección, aunque según nuestras circunstancias muchas veces pensemos que no la tenemos, que parece que alguien nos impone hacer tal o cual cosa. Pero lo cierto es que elegimos y eso es lo que enriquecerá nuestras vidas y lo que hará que le demos el valor necesario a todo lo que tenemos.

El libro que comenzó con nosotros completamente en blanco se va rellenando con nuesto respirar diario y mientras tengamos vida sus páginas seguirán estando llenas de cosas por compartir.
Así de esta manera cuando ya nuestra escritura sea más torpe y necesitamos unas lentes para poder ver por donde caminamos, iremos llegando a las últimas páginas del mismo y con el último aliento dejaremos un libro que no se leerá pero que será transmitido a la gente que nos ama. Todos recordaran lo que hicimos por ellos, las anécdotas divertidas una tarde o noche con amigos y nuestra esencia que es lo más importante más que la propia vida quedará siempre con ellos.

Por lo tanto nuestro libro que se convierte en el diario amigo que todo el mundo posee, que más nos conoce no será leído, ni nadie irá en su busca para ver lo que en él se dejó plasmado porque una de las cualidadades del libro es que ya ha cumplido su misión. Ha transmitido sus escritos mediante gestos, acciones, muestras de cariño y enfado, ideas firmes que hemos manifestado, decisiones difíciles que hemos tomado, reacciones diferentes para diferentes obstáculos y formará parte del recuerdo de esa persona, que los que ya no la puedan ver o tener a su lado difundirán a uno y otro ser para nunca olvidarla.

Mis fuerzas

Foto: yotty estrella

Fuerza que me inunda y que no es perceptible por los ojos pero que necesito.Miro hacia arriba buscando una señal, algo que me haga ver que todo está en su sitio.Cimientos que se tambalean sin quererlo, cemento que se seca y deja entrever grietas.

Buscando la paz y el silencio en medio de mucho ruído. Un ruído atronador que no quiere ser escuchado y que no quiere ser comprendido. Tan solo se busca la paz y la soledad. Silencio que solo deje percibir el tic tac de un reloj lejano y sentir la brisa cálida que acaricia la piel.Esconder las sensaciones por el temor a que la reacción se convierta en tormenta feroz que arrase con todo.

En busca de la quietud, buscando el ecuador de todo sin caer en un tambaleo constante, en una consecución de subidas y bajadas donde las subidas cuestan y las bajadas se llevan a cabo con mucha facilidad.

No dejo de necesitar esa fuerza que por momentos se evapora como agua hirviendo en el fuego. Buscando la manera de conseguir preservar esa fuerza necesaria y característica. Coleccionando botecillos llenos de ella, por si en algún momento se debe ir a la despensa de la fortaleza y echar mano de alguno que otro.

Mándame toda la fuerza que puedas, todo el caiño que anhelo sentir, toda la experiencia que dejaste por contarme y todo el amor que se me profesas!