EL AMOR


He oído desde hace mucho tiempo esa frase tan famosa de "El amor es el motor que mueve el mundo" y en cierta manera estoy de acuerdo con ella.
Nos pasamos media vida, compartiendo nuestros sentimientos con una pareja. Durante épocas mantenemos relaciones con una o varias personas siempre pensando que esa persona que forma parte de nuestra vida es la definitiva, es la persona que siempre nos acompañará en nuestro camino. Y, como humanos que somos nos equivocamos porque no siempre son ellos o ellas nuestros compañeros de viaje. De ahí que digan eso de " no hay más ciego que el que no quiere ver" o que de alguna manera EL AMOR, hace que lo idealicemos todo de tal manera que solo veamos lo positivo de esa persona e imaginemos un futuro con ella.

EL AMOR, es poderoso nadie puede negarlo e incluso es una fuerza interior que te hace pelear y combatir cualquier obstáculo pero... cuando por distintas razones las relaciones se rompen, fracasan y de nuevo te quedas solo, ahí es cuando nos volvemos a equivocar, ya que muchos consideramos que estamos en soledad y que ya nada podrá volver a ser como era antes.

Sentir amor por otra persona trae consigo unas cosas positivas y por supuesto otras negativas como ocurre cuando la persona que amas desaparece de tu lado y cambia su relación contigo. Cuando las relaciones se rompen esa persona que fue tan importante, se convierte en una persona que compartió contigo momentos importantes, en quién confiaste y con quién querías quedarte por siempre, pero que ahora es un ser frío con el que con suerte puedes mantener una conversación circunstancial sobre el trabajo, los amigos y la familia. Toda aquella confianza y admiración se esfuman con la misma rapidez con la que la relación finaliza.

Pero de todo esto se tiene que sacar una gran lección y que creo que la vida tan solo te la deja ver cuando tus relaciones han fracasado o cuando has perdido a tu compañero.
Sí estás solo, pero eso no significa ni que estás perdido ni que estás fracasado. Solamente estás solo y en este punto debes de aprender algo muy importante, debes ser feliz estando solo.

Creo que la mayor felicidad se encuentra cuando estando en soledad te sientes bien contigo mismo. Si llegamos a sentir esa tranquilidad con uno mismo y llegar a rozar la felicidad creo, hemos aprendido una gran lección de esta vida.
Con esto no quiero decir que el proceso sea fácil y esté exento de dificultades, caídas y tropiezos pero, creo es enriquecedor. Durante los primeros tiempos separados muchos de nosotros, idealizamos a la persona que ya no está con nosotros, pensamos en los tiempos pasados, en las cosas que compartíamos, todo lo que te decía... pero eso ya no existe y llegar a comprender ese punto es difícil. El tiempo tan solo es la eficaz medicina que hace que deje de doler, para poder decir esto está superado y por fin me he dado cuenta, de que él o ella no eran las personas ideales que debían de acompañarme y me siento feliz por saber que ya hace tiempo que todo terminó y que mi felicidad la tengo en mis propias manos.

Llegados a ese punto donde de repente la venda se cae, ves de nuevo las cosas con plena claridad y una fuerza que pensabas no tenías sale a flote, has avanzado en crecimiento personal, has de alguna manera cerrado ese círculo en el que has pasado tiempo y estás preparado para vencer los golpes que a veces nuestra vida nos presenta.

Conozco a gente que deja relaciones y empieza otras apenas pasado tiempo, que no saben estar solos porque no han llegado al punto de comprender que estar solo no es malo. Es una oportunidad de llegar a conocerte mucho mejor a ti mismo y de crecer como persona.
Con todo esto no quiero decir que la gente deba vivir en soledad de manera impositiva. No, con esto defiendo que cada persona sea feliz estando sola y no busque en otros la seguridad que no tiene o el apoyo y respeto que nunca ha sabido volcar en si mismo y que si llega un día en que encuentren un compañero ideal por supuesto no dude en que forme parte de su vida, pero siempre sabiendo que no es obligatorio para ser feliz.

A todos nos encanta tener a nuestro lado a alguien que nos mime, que nos quieran y que nos miren de una manera especial. Pero, no por ello debemos coger lo primero que se nos presenta, ni aguantar relaciones que llevan terminadas por mucho tiempo y se mantienen juntas por el que dirán, por los hijos o porque consideran que no sabrían afrontar una vida separados.

Y el AMOR no se busca aparece de repente en tu vida. Ahora están muy de moda, las agencias de contactos entre gente que está sola. No digo que en algunos casos salga bien pero me parece una forma de forzar algo que debe ocurrir de manera espontánea no planeada al detalle.
Un buen día alguien sin saber porque se fija en ti, empieza a conocerte y valora todo aquello que le aportas. En ese momento la chispa surge y te das cuenta de que alguien puede acompañarte de nuevo y puede complementar tu vida.

Que vuestras parejas nunca sean vuestras vidas, si no una parte de ella muy importante. Ante todo amaros a vosotros mismos, para de esta manera ser capaces de dar amor a otras personas.

No hay comentarios: