Mandarinas

Olor a frutas pequeñas y anaranjadas,que se queda impregnado en las manos.
Esa esencia me hace recordarte.
A la mente se me viene la imagen de esas manos tuyas,de proporciones pequeñas y regordetas,
arrugadas por los años pero no muy maltratadas por los quehaceres.
Una de ellas rugosa en el centro, donde pasaba mi mano también pequeña y una colina de piel se dejaba palpar.
Manos como pequeñas almohadas que sostenían mi cuerpo,que limpiaban mis lagrimas cuando algo me aturdía y que me agarraban en las noches de terrores.

Ese olor caracterísitco me transporta a otros lugares y a otros tiempos.
Me mecen en un sueño dulce y me transmite color en las mejillas.
Recuerdos de la niñez que son cálidos y delicados, llenan mi pequeña alma de amor y ternura.
Suspiro a veces por no poder otearlas a lo lejos, y no poder volver a apretarlas y sentirte.

Al llegar la estación en la que las hojas se caen de los árboles, el frío ya penetra en nuestros cuerpos, los caldos calientes son muchas veces nuestro sustento y estas frutas llegan a nuestras mesas para agasajarnos con ellas como postre, me dispongo a abrir una de ellas y su aroma me hacen recordarte.
Nunca olvidaré tus manos oliendo a mandarina, ni arrinconaré nunca mis recuerdos contigo.
Por las noches dejaré que vengas a visitarme y no querré despertar para volver a sentirme entre tus brazos
y que tus manos de nuevo recorran mi rostro.


  www.pinterest.com






No hay comentarios: