El Olvido

Me olvido de mi misma, permaneciendo en un sueño profundo que me devuelve a años atrás. No se que me está pasando. Mi cuerpo no tiene dolores y no siento que mi organismo esté fallando pero me noto rara. Distina, distraída, flotando en un mundo paralelo y no entiendo en que momento he tomado el billete, hacia un viaje distinto a la realidad de mi vida. Mi familia me observa y veo en sus caras la extrañeza ante esta nueva situación. Probablemente yo no les conozca pero ellos tampoco me reconocen a mi. Me siguen dando mucho cariño, pero yo, soy incapaz de volver a ser como era. Mi adolescencia ha hecho acto de presencia y de nuevo siento las mismas inquietudes e ilusiones que sentía en aquellos tiempos ya pasados. Hijos, no sufráis al verme así, no siento dolor y mi mente no está sufriendo. Ella ha decidido por sí misma que no quiere permanecer en esta realidad que debo vivir, prefiere navegar hacia atrás en el tiempo y volver a ser joven, para acabar siendo niña.
Siento no poder daros todo lo que esperáis, pero no está en mis manos, tan solo me he convertido en pasajera de este viaje de ida y no vuelta. Recordar lo que os he amado y si no lo he dicho o manifestado lo suficiente que desde aquí os llegue mi inmenso amor. Sigo amando, eso permanece inerte es lo que mi mente no ha podido arrebatarme. Vivo en un cajón de recuerdos, todos confusos para mi, pero ten paciencia conmigo, aunque me veas perdida, en el fondo habla mi mente, no la persona que tienes como madre, hija, hermana o esposa. Me ha tocado vivir así no se por cuánto tiempo y mis recuerdos pasados, son ahora mis momentos diarios. Cuidame como yo te cuidaría a ti, ámame como yo te amo a ti y recuérdame como lo que era, no hagas que mi actual imagen desorientada sea tu último recuerdo.


Uploaded with ImageShack.us
(Foto Pinterest.com)

No hay comentarios: