Buscando un príncipe Azul ...



¿Idealizamos el amor?...


Habrá mujeres que ante el amor mantengan diferentes posturas. Las más independientes, se enamorarán con menor frecuencia y no buscarán el amor de su vida, si no un compañero de camino que sea práctico y no le den demasiados quebraderos de cabeza. Por el contrario aquellas mujeres más sensibles, y porque no decirlo más dependientes buscarán aquel hombre perfecto que las colme de atenciones y detalles.


Mucho tiene que ver en esta visión del amor, según mi parecer la influencia que tuvieron en nosotras aquellos cuentos infantiles que madres y abuelas nos relataban apoyadas en una esquina de nuestra cama para acompañar nuestros sueños. Cuentos cuya ficción venía cargada de príncipes azules, que siempre rescataban a la princesa, eran ideales, guapos, galantes y se morían de amor por la princesa.


Después de los cuentos de la infancia vinieron las películas románticas, aquellas en las que la pareja se conoce fortuitamente, se enamoran, se lían, luego se separan pero al final se vuelven a reencontrar y viven felices para siempre, haciendo que en muchos casos la telespectadora se sienta embriagada por un perfume de amor intenso e irreal dejando tras su aroma una insatisfacción producto de la comparación de la ficción con la realidad diaria.


¿Nos pasamos la vida buscando el príncipe azul de nuestros sueños?¿Algunas mujeres somos unas soñadoras? Pues amigas, creo que sí. Soñamos y anhelamos a nuestra pareja perfecta. Aquella que nos mire y sepa lo que estamos pensando en cada momento. Que tan solo tenga ojos para nosotras y las tentaciones no hagan que caiga en la infidelidad, nos trate como princesas y nos recuerde cada día cuanto nos ama.


¿Nos hacemos daño pensando así?¿Es malo soñar con poder encontrarlo? Pues no se que decir ante estas preguntas. Es malo engañarse y con los años y las experiencias te das cuenta de que la realidad diaria del amor no se parece en nada a lo que pasa en las relaciones amorosas de los films, ni tiene que ver con el amor eterno de "fueron felices y comieron perdices" de los cuentos infantiles. Pero, es bonito pensar que hay alguien en alguna parte que te está esperando, que tiene ganas de compartir su vida con alguien como tú, que le de las cosas que tú estás dispuesta a dar sin esperar nada a cambio y que necesita una persona como tú para compartir momentos felices e únicos.


Muchas mujeres que quizás lean esto pensarán que es loco creer en el amor para siempre, en la media naranja, en alguien ideal para ti, que encaje a la perfección con otra persona, que el amor dura poco y que tener fé ciega en un amor perfecto es un engaño, pero en el fondo creo que todos tanto hombres como mujeres buscamos al compañero ideal. Algunos necesitamos más ingredientes o menos en nuestro compañero, pero cada uno buscamos la pieza que encaje lo mejor posible con el puzzle de nuestra vida.


Aquellas que crean en su príncipe, ya sea azul, verde o morado, no perdáis la esperanza igual lo encontráis. Recordar que son hombres no príncipes y si laváis sus vestimentas pueden desteñir, así que comprar toallitas que atrapen el color. :-D





Autor: Michelangelo Rossato

1 comentario:

yadira dijo...

Que pinte, quizas es so;amos demasiados pero le verdad que es un hombre sin sue;os?